No es ésta una reflexión que se mueva en el terreno de la demagogia simplona: es la evidencia de que el Vélez-Málaga sigue olvidándose de ir dotando de infraestructuras deportivas a todo su término municipal. 

 

Y no, no les niego que el complejo deportivo “Fernando Ruiz Hierro” necesitara ya alguna mejora, pues como es sabido el estado del terreno de juego de su campo de fútbol clamaba al cielo.

Lo que sí me parece un auténtico despropósito es que las obras de remodelación de estas instalaciones hayan comenzado demoliendo unas pistas de pádel a las, a buen seguro, se les podía haber alargado un poco más su vida útil.

Mientras tanto, siguen sin fecha las pistas deportivas de barrio para Lagos y Mezquitilla, iniciativa que defendimos hasta en dos ocasiones en pleno, pero que finalmente nos aprobó toda la corporación; o el campo de fútbol de La Caleta, obra pendiente de acabar y también comprometida a través de otro acuerdo plenario impulsado por nuestro grupo; o ese pequeño gimnasio, tan demandado por los vecinos de Cajiz, que siempre incluimos en las alegaciones al presupuesto; o el terreno de juego el Almayate, y su necesidad de mejorarlo; o el aparcamiento y el vial de acceso al campo del Torremoya (Benajarafe); o esa mesa de ping pong en Triana, también solicitada por los vecinos, o incluso algo tan simple como el alumbrado de las pistas de Chilches, para que puedan ser usadas con un horario más amplio. Y claro, habrá que seguir luchando. Pues es evidente que hay cosas que no cambian.