Han sido detenidas los moradores del inmueble –una pareja de 30 y 27, respectivamente, y nacionalidad española- como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico. El cultivo se encontraba conectado de forma ilegal a la red eléctrica principal.

 

La Policía Nacional ha desmantelado en Torremolinos (Málaga) un invernadero clandestino en el que se han aprehendido 250 plantas de cannabis sativa. Los responsables tenían montado un sistema de iluminación, calefacción, ventilación y riego, que también ha sido intervenido, con una conexión ilegal a la red eléctrica.

Según las pesquisas, los investigados, un varón y una mujer, españoles de 30 y 27 años, respectivamente, instalaron el invernadero en el sótano de su propia vivienda. El mantenimiento de las plantas estaba minuciosamente controlado con potentes sistemas de iluminación así como de calefacción y ventilación para lograr su óptimo crecimiento. Todo ello estaba conectado de forma ilegal a la red pública, por lo que además del delito contra la salud pública se les imputa defraudación de fluido eléctrico.

Durante el registro practicado por Policía Nacional se intervinieron 250 plantas de marihuana, con un peso de 50,45 kilogramos, y 1.460 euros en efectivo. Los agentes también se incautaron de lámparas y focos de cultivo, un extractor de aire, filtros, ventiladores, temporizadores, higrómetros y otros útiles que conformaban el invernadero de tipo “indoor”, además de dos teléfonos móviles, una tableta y una motocicleta.

Los detenidos ya han sido puestos a disposición judicial.