La arrestada, una mujer brasileña de 21 años, trataba de introducir en España la droga en un doble forro de cada una de los chaquetones en el equipaje facturado de un vuelo que había hecho escala en Zurich. En una inspección minuciosa de la maleta, los agentes localizaron los anoraks impregnados en cocaína cuyo peso en bruto ascendía a cuatro kilos.

 

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, en una intervención conjunta llevada a cabo el pasado domingo, han detenido en el aeropuerto Costa del Sol de Málaga a una mujer de 21 años y nacionalidad brasileña que, procedente de Brasil, intentaba introducir en España cocaína oculta en su equipaje.

Según las pesquisas, la mujer había hecho escala en Zurich con el objetivo de evitar ser identificada como pasajera de los llamados vuelos calientes y eludir posibles controles policiales. La denominación “vuelos calientes” se les da a aquellos vuelos que procedentes de un país productor de cocaína -susceptibles de que algún pasajero pueda transportar droga- hacen escala en otros países antes de llegar a su destino final para eludir posibles controles policiales.

Anoraks impregnados de cocaína

Este domingo pasado, agentes de Policía Nacional identificaron a una mujer -en el control de llegadas de vuelos internacionales- y de forma conjunta con la Guardia Civil se procedió a inspeccionar su equipaje. En un control minucioso de sus pertenencias, los agentes localizaron en la maleta cuatro anoraks con doble forro impregnados de una sustancia pulverulenta de color blanco de aproximadamente un kilo cada una de ellas que dio positivo al test reactivo de cocaína. Seguidamente los investigadores procedieron a su detención como presunta autora de un delito de tráfico de drogas.

La pasajera, acusada de un presunto delito de tráfico de drogas viajaba en un vuelo procedente de Brasil que había hecho escala en Zurich, al parecer, con la intención de evitar ser identificada como pasajera de los llamados vuelos calientes y eludir así los posibles controles policiales.

La droga intervenida ha sido remitida a la unidad de policía científica para su análisis y pesaje definitivo después de extraerla del tejido textil en el que venía impregnada.