Los profesionales, que se incorporan el viernes, se reunieron ayer con los responsables del Distrito.

 

El Distrito Sanitario Málaga-Valle del Guadalhorce celebró ayer el acto de acogida de 21 nuevos profesionales de Enfermería que se incorporarán a sus centros de salud de Atención Primaria de Málaga el próximo viernes, 2 de noviembre. Estas incorporaciones se enmarca dentro de la Estrategia de Renovación de la Atención Primaria puesta en marcha por la Consejería de Salud.

El director del Distrito Málaga-Valle del Guadalhorce, José Luis Gutiérrez, explica que con estas contrataciones “quedan equiparados todos los equipos de trabajo médico-enfermera que atienden a un mismo cupo de población, las denominadas Unidades de Atención Familiar en Atención Primaria, que ofrecerán atención personalizada y una respuesta integral e individual al problema de salud de cada paciente, realizando el seguimiento necesario en cada caso”.

Concretamente, estos nuevos profesionales trabajaran en los centros de salud de Carranque, Ciudad Jardín, Colonia Santa Inés-Teatinos, Cruz de Humilladero, Delicias, El Cónsul, El Palo, Huelin, Limonar, Nueva Málaga-Gamarra, Palma-Palmilla, Puerta Blanca, San Andrés-Torcal, Tiro Pichón, Trinidad y Victoria, así como el centro de salud de Rincón de la Victoria y la Unidad de Residencias del distrito, que atiende a la población de personas mayores institucionalizadas en residencias. En el Valle del Guadalhorce todos los centros de salud estaban ya equiparados.

De este modo, señala que todos los usuarios de la sanidad pública andaluza cuentan con un profesional de enfermería de referencia al igual que ya disponen de un médico de familia o pediatra asignado. Así, los usuarios pueden acceder a su enfermera tanto a través del teléfono de Salud Responde, como a través de la web de citas InterSAS o en las Unidades de Admisión de cada centro de salud, con lo que se garantiza una mayor accesibilidad.

“Los ciudadanos pueden dirigirse a su profesional de enfermería para recibir atención sanitaria a cualquier problema que requiera cuidados, y también para resolver dudas sobre su enfermedad o tratamiento, para vacunarse o para recibir consejo o educación sanitaria”, subraya Gutiérrez.

Para el director del Distrito, “la necesidad de contar con el mismo número de médicos y enfermeros de familia para formar equipos de trabajo estables para cada cupo de pacientes ha sido algo largamente esperado y que por fin vemos materializado”.