Junto a la declaración pública de apoyo a los empleados agredidos en su puesto de trabajo, la propuesta de la coalición también contempla la necesidad de acometer un refuerzo de personal en departamentos más sensibles como la Oficina de Atención al Ciudadano o Servicios Sociales.

 

Tras las agresiones verbales y físicas que han sufrido ya varias trabajadoras y trabajadores del Ayuntamiento de Vélez-Málaga, haciéndose eco del llamamiento realizado esta semana por la sección sindical de CCOO, el grupo municipal de Izquierda Unida ha logrado sacar adelante hoy en pleno una moción de apoyo a los empleados municipales, comprometiendo la adopción de medidas urgentes para evitar que estos episodios vuelvan a repetirse.

Junto a esta declaración pública de apoyo a los funcionarios agredidos, la iniciativa también recogía la necesidad de acometer un refuerzo de plantilla en aquellos departamentos más vulnerables del Ayuntamiento, como la Oficina de Atención al Ciudadano o Servicios Sociales, y la creación de un protocolo de actuación en casos de violencia física o verbal que dé garantías tanto médicas como psicológicas además de dotar de seguridad a aquellas dependencias más expuestas a este tipo de situaciones.

Peor suerte tuvo Izquierda Unida defendiendo la puesta en marcha de un plan de mantenimiento y mejora de los centros escolares del municipio, una de las primeras iniciativas que rechazaba el gobierno con su mayoría absoluta al inicio de la sesión.

La propuesta nacía después de que la coalición de izquierdas llevara ya meses demandando sin éxito un informe con todas las deficiencias existentes en los diferentes colegios del término municipal, documento que aportó hoy la concejala de educación durante el debate de la moción, “tras haber negado anteriormente su existencia”.

“El gobierno no sólo demostró poca sensibilidad rechazando esta propuesta, sino que también ha tenido poca delicadeza en las formas para hacerlo”, criticaron desde IU.

Aunque las habían registrado con suficiente antelación, para que fuesen incluidas en la convocatoria del pleno de este viernes, el grupo Izquierda Unida se veía obligado a defender, también sin éxito, un par de mociones más durante el apartado de asuntos urgentes “dado que el gobierno las había excluido del orden del día sin explicación”.

La primera de las mociones defendidas por la coalición de izquierdas en este apartado iba encaminada a adecentar y poner en valor los yacimientos fenicios del municipio, fortaleciendo la colaboración entre Ayuntamiento de Vélez-Málaga y la Sociedad Amigos de la Cultura para dar continuidad durante todo el año al programa de visitas guiadas a los yacimientos que este colectivo, de manera altruista, viene desarrollando gracias a la colaboración de una serie de patrocinadores privados.

Al rechazar el gobierno la urgencia, la moción no ha podido ser debatida en pleno. Un rechazo que no entendían desde Izquierda Unida, “pues se trataba de una propuesta necesaria y muy constructiva, que lo único que buscaba era dignificar unos de los yacimientos fenicios más importante de todo el Mediterráneo”.

Sorpresa ha causado también el rechazo del gobierno a la urgencia de otra moción donde IU planteaba la necesidad de iniciar un expediente de modificación presupuestaria para poder acabar las obras y poner en funcionamiento el edificio de uso social que se empezó a construir hace casi una década en la zona de El Romeral.

Dado que el importe necesario para finalizar la obra lleva un par de presupuestos vinculado a la venta de parcelas del patrimonio municipal de suelo, una fuente de financiación poco segura, la modificación presupuestaria hubiese permitido licitar las obras y poner en uso este equipamiento social antes de que terminara el mandato.

“Al despreciar la solución que planteábamos hoy para finalizar este edificio, han quedado bastante en entredicho los sucesivos requerimientos que el PSOE realizó al gobierno del PP para que terminara esta Casa de la Juventud”, advertían desde IU a la salida del pleno.

Privatización encubierta.

En relación al reconocimiento extrajudicial de facturas planteado por el gobierno veleño con cargo al remanente del ejercicio 2017, para Izquierda Unida deja en evidencia esa “privatización encubierta de servicios municipales” que su grupo viene denunciando desde el inicio de este mandato.

Pues “si bien es positivo que una gran parte del remanente de la liquidación del ejercicio anterior se pueda destinar al pago de facturas atrasadas, lo censurable es que casi todas esas facturas pertenezcan a empresas que, sin relación contractual alguna con el Ayuntamiento, siguen prestando servicios que ya fueron encomendados en su día a la empresa municipal Emvipsa”, denunciaba el portavoz de IU durante el debate.

VIOLENCIA TRABAJADORES MUNICIPALES