El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, destacó ayer que el Gobierno “vela y responde de forma inmediata” ante las necesidades del litoral malagueño, que consideró “esencial” para la industria turística y para la creación de empleo, y ha recordado que en actuaciones urgentes se han invertido este año 4,7 millones de euros para dar respuesta a los daños causados por los distintos temporales y las fuertes lluvias registradas. “Es interés del Gobierno garantizar las mejores condiciones del litoral malagueño en todos sus aspectos, con pequeñas obras o grandes actuaciones”, según dijo.

Se trata de obras menores destinadas a “reparar y acondicionar algunas zonas que precisaban una intervención no urgente, pero necesaria, a la vez que se han retirado elementos para liberar espacio de arena en el dominio marítimo público terrestre”, explicó el subdelegado.

Dentro de estas actuaciones se ha abordado la recuperación medioambiental de la Duna de la Plata del Cenicero en Torrox; la retirada de material de relleno y trasvase de arena en la playa de Sabinillas, en Manilva; y la demolición y retirada de restos de pavimento, escombros y materiales de la paya de los Baños del Carmen, en Málaga capital, con un presupuesto global para todas estas intervenciones de 56.673,97 euros.

Se ha procedido, además, a la demolición de la edificación en ruinas del antiguo cuartel de Carabineros ubicado en dominio público marítimo terrestre y a la restitución al estado natural de su entorno, junto a los acantilados de la desembocadura del río de Torrox, con una inversión de 50.032,04 euros. Para la demolición y retirada de un depósito semienterrado en estado ruinoso sin uso actual ubicado en la playa de Casasola, del término municipal de Estepona, se han empleado 49.768,96 euros, explicó.