La escasa plantilla que en estas fechas sostiene el servicio y la ingente documentación que necesitan tramitar para las ayudas al alquiler provocaría la pérdida de muchas subvenciones si no se refuerza el personal.

 

Izquierda Unida llevará a los asuntos urgentes del próximo pleno del jueves 20, la necesidad de reforzar la plantilla de los servicios sociales para poder atender la tramitación de las ayudas al alquiler.

Los ediles del grupo municipal de la formación de izquierdas, Alicia Pérez y Miguel Ángel Sánchez, han dado a conocer la propuesta enmarcándola en la grave situación de la vivienda con cifras de desahucios por alquiler que siguen superándose en 2018; la precariedad de los salarios y las consecuencias que todo esto está produciendo en los jóvenes, en los que la edad de emancipación continúa creciendo, hasta los 30 años de media, debido al porcentaje que del salario hay que destinar a vivienda, 88,8% de sus ingresos.

Las ayudas para el alquiler de vivienda habitual a personas en situación de especial vulnerabilidad, con ingresos limitados y a jóvenes  que corresponden a la convocatoria de 2018, se ponen en marcha a finales de año y en plenas fiestas navideñas con un  plazo de solicitud que va desde el 10 de diciembre hasta el 9 de enero.

En estas fechas, a la escasez habitual de personal en este servicio sobre el que, tanto sindicatos como esta fuerza política vienen poniendo el foco desde hace tiempo, se suma las ausencias por vacaciones que dejan en la mitad la reducida plantilla.

Con este panorama, se inicia el procedimiento de solicitud, la aportación de documentación, la revisión de la misma, la incorporación de más documentos,… un recorrido burocrático surrealista con la tecnología existente, que se ve agravado por los escasos recursos humanos disponibles.

Alicia Pérez, pone el énfasis en la necesidad de  facilitar y dar eficacia al proceso de tramitación de estas solicitudes ya que “no sólo beneficia a las personas y familias sino al propio Ayuntamiento que podría destinar sus ayudas sociales municipales a otras necesidades si el alquiler estuviera cubierto con este Plan Alquila porque no podemos perder de vista la gran cantidad de recursos que se destina a pago de vivienda desde los servicios sociales; hasta octubre de este año, han supuesto un total de 145.000 euros”.

Ya en 2017, se produjo una situación similar por motivo de la fecha de convocatoria, entre otras cuestiones. El plazo de solicitud se realizó en pleno mes de agosto y ni la difusión de la medida ni el personal disponible para la tramitación ayudaron a que este recurso fuese lo provechoso que debiera, llegando a poco más de un centenar de personas.

“Es lamentable -afirma la edil de IU- que la política de vivienda sea inexistente en este municipio y que los pocos recursos asistenciales para este fin que pone en marcha la administración y que son tan necesarios para paliar la grave situación de muchas familias se desperdicien por no poner en marcha un dispositivo eficaz para su gestión”.