La propia empresa reconoce “esta situación” en la respuesta que está dando a los vecinos. Sin embargo, no asume el coste de los daños. Desde la coalición de izquierdas recomiendan que se continúe con las reclamaciones ante la oficina de información al consumidor (OMIC) y aconsejan, igualmente, que se comuniquen los desperfectos a las empresas aseguradoras, que, al parecer, sí están cubriendo estas incidencias y exigiendo responsabilidades a Aqualia.

 

En vista de la respuesta que está dando Aqualia a las quejas presentadas por los vecinos de Vélez-Málaga ante los innumerables y cuantiosos daños ocasionados por la mala calidad del agua suministrada en la ciudad, reconociendo “esta situación” pero no asumiendo el coste de los desperfectos, el grupo municipal de Izquierda Unida ha decidido pedir amparo al Defensor del Pueblo.

Según la viceportavoz de esta formación política, Alicia Pérez, “ante la incapacidad reconocida por el propio concejal de aguas para asumir sus responsabilidades de control sobre la empresa concesionaria y el daño que está causando en hogares y negocios de Vélez-Málaga, lejos de resignarse a aceptar esta situación, nuestro grupo ha decidido pegar a la puerta del Defensor del Pueblo para seguir buscando soluciones y, en última instancia, para que se garantice el derecho humano al agua de calidad”.

“A las quejas de los usuarios por los perjuicios derivadas de la mala calidad del agua suministrada en los hogares, se suman también las AMPAS de algunos colegios, que están ya exigiendo que en los comedores escolares se suministre agua embotellada o se instalen aparatos para el filtrado para este suministro”, añadió Pérez.

La edil también ha explicado que incluso empresas de fontanería están ya certificando que la gran cantidad de cal e impurezas con que viene el agua suministrada por Aqualia en Vélez-Málaga está causando problemas tanto dentro de las viviendas, como en establecimientos comerciales y comunidades de vecinos.

En base a las experiencias de los propios vecinos, desde IU van a remitir una circular a las comunidades de propietarios informando a los usuarios que la limpieza y reparación de las instalaciones están siendo atendidas por las compañías aseguradoras y éstas son las que luego vienen exigiendo responsabilidades a Aqualia.

Según la viceportavoz de IU, “esta iniciativa nace una vez conocida la respuesta que Aqualia esta dando a las reclamaciones presentadas por los vecinos en las que, tras asegurar la potabilidad del agua, eluden cualquier tipo de compromiso con los daños ocasionados al cliente, afirmando que la empresa está llevando a cabo actuaciones encaminadas a ir corrigiendo esta situación”.

“Es decir, que admiten que es necesario mejorar la calidad del agua. Y sin embargo, no asumen el coste de las averías que está produciendo este agua de pozo suministrada sin pasar por la planta potabilizadora”, añadió.

Así las cosas, según Pérez, lo mismo que exigimos que se deje de suministrar agua sin potabilizar de los pozos del Molino de las Monjas, animamos también a los vecinos a que sigan planteando sus quejas ante la OMIC (oficina de atención e información al consumidor) situada en el Mercado de San Francisco.

Izquierda Unida viene denunciando esta problemática desde que se percató de los efectos que estaba teniendo sobre el suministro de agua la obra encargada a Aqualia por Delgado Bonilla (PP) a pocos días de la entrada del actual gobierno, cuando ya se encontraba en funciones.

La ausencia de procedimiento para ejecutar dicha obra, destinada a poner en uso los pozos del Molino de las Monjas y ahorrar dinero a la concesionaria en la explotación del servicio -al no tener que adquirir agua del pantano de la Viñuela ya potabilizada en la planta de El Trapiche– superó el millón de euros y fue denunciada por IU a Fiscalía. El fiscal, al ver indicio de delito, lo trasladó a los Juzgados de Vélez-Málaga, donde actualmente hay un procedimiento abierto.