Alfarnate.

ALFARNATE

Ruta del Aceite y los Montes. ALFARNATE

Desde la Ctra. de Alfarnatejo, antes de llegar a Alfarnate, encontraremos a mano izquierda uno de los lugares más emblemáticos de la Axarquía: la antigua Venta de Alfarnate, que data del siglo XIII, tal vez la venta más antigua de Andalucía.

Entramos en el pueblo de Alfarnate por la C/ Río Palancar, que sigue el curso del arroyo hasta llegar a la plaza de El Puente, donde empezaremos nuestro recorrido a pie.

En esta plaza podremos efectuar una primera parada, que nos permita recrearnos en las plácidas vistas del río, y admirar las típicas fachadas de casas rurales a ambos lados.

Continuamos por C/ Puente, hasta llegar a la plaza de la iglesia. La iglesia de Santa Ana es el edificio de más valor arquitectónico del pueblo, y destaca por su torre mudéjar de tres cuerpos.

Si la puerta de la iglesia está cerrada, podremos preguntar a los vecinos por la señora Paquita, que vive en el n. 4 de C/ Nueva. Saliendo de la iglesia, giramos a la izquierda por C/ Sacristía y luego a la derecha por C/ Sierrezuela.

Seguimos esta calle hasta el final, donde encontraremos un pequeño itinerario que, entre el verdor de los árboles, nos llevará a la ermita y el Mirador del Santo Cristo.

Desde aquí podremos admirar impresionantes vistas de los montes de la Alta Axarquía y del campo alfarnateño, así como la blanca ermita recién rehabilitada, con una imagen del Santo Cristo del siglo XVI.

Volviendo nuestros pasos atrás, cogemos a la derecha el callejón de La Fortuna, y de nuevo a la derecha por C/ Comandante Frías, donde destacan las antiguas fachadas de los edificios que en un tiempo fueron residencias de las personalidades ilustres de Alfarnate.

Llegamos a la Plaza de la Constitución donde, frente a nosotros, encontraremos la actual sede del Ayuntamiento, uno de los edificios más bonitos del pueblo y antiguo depósito de trigo.

Tomamos a la izquierda la C/ Gadea, y continuamos recto por C/ Aljófar, una de las calles más bonitas del pueblo, en la que nos encontramos con dos puertas de arco de estilo mudéjar.

Giramos a la izquierda por C/ Río Palancar y cogemos a la derecha el puente que da a C/ Parras, desde donde podremos admirar otra perspectiva del río y los paisajes del alrededor. Continuamos a la izquierda por C/ Parras, y luego

giramos dos veces la izquierda: primero en C/ Robles y luego en C/ Ermita. Siguiendo la calle hasta el final, llegaremos a la ermita de la Virgen de Monsalud, del siglo XVI, de la que destacan los soportales sobre pilastras unidas por arcos de medio punto.

Si la ermita está cerrada, preguntar a los vecinos por la señora Paquita. Saliendo de la ermita, continuamos hacia abajo por C/ Ermita, hasta llegar a la plaza de El Pilar.

Desde aquí, tomando el puente a mano izquierda, podemos hacer un último alto para admirar las vistas del pueblo y el paisaje, antes de llegar a la plaza de El Puente, desde donde empezamos nuestro recorrido.

Si tenemos apetito o queremos hacer un pequeño descanso, podremos pararnos en uno de los establecimientos del pueblo, para probar algunos de los platos y bebidas típicas del lugar, tales como el morrete de setas, la catana, los roscos carreros y el licor resoli, a base de café.

Entre los establecimientos ubicados en el casco urbano merecen especial menciónel Mesón de la Villa, el Bar Cristóbal y el Pub Morgan.

LUGARES DE INTERÉS

Iglesia de Santa Ana. Preguntar por la llave a la señora Paquita, en C/ Nueva 4.

Ermita de la Virgen de Monsalud. Preguntar por la llave a la señora Paquita, en C/ Nueva 4.

Ayuntamiento de Alfarnate. Antiguo depósito de trigo del pueblo. Abierto de lunes a viernes de 8.30 a 14.30 h.

Ermita del Santo Cristo. Fantásticas vistas del paisaje de la zona. Abierta todos los días. Calle Aljófar. Típica calle de Alfarnate de sabor árabe.

ACTIVIDADES DE OCIO

Itinerario de senderismo Pico de Vilo (5 horas). Dificultad media/alta.

Itinerario de senderismo Lagar Las Morillas (3 horas). Dificultad baja.

Itinerario de senderismo Las Pilas (5 horas). Dificultad media/baja.

FIESTAS

2 de Febrero

Fiesta en la que se corren ‘las aulagas’, planta silvestre que una vez seca se quema en manojos por las calles atada con largas cuerdas a la cintura de los jóvenes, para terminar en una gran fogata en la plaza, alrededor de la cual se canta y se baila.

25 de Abril

Romería local que se desarrolla en el paraje de la Breña, dentro del puerto de los Alazores. Durante esta jornada todos los visitantes pueden disfrutar de un día de campo en un paraje con un encanto único, al entremezclarse en esa zona espacios abiertos y de sombra.

Por la noche tiene lugar la procesión de la patrona, Ntra. Sra. de Monsalud Coronada, que es trasladada desde su ermita hasta la iglesia de Santa Ana.

 

15 de Mayo

Día muy especial para los agricultores de la localidad. Finalizada la misa se celebra una romería en procesión por el campo, donde los pequeños acompañan a San Isidro vestidos de aldeanos.

Mayo o Junio

Se celebra una solemne misa y la procesión del Santísimo Sacramento por las calles del pueblo. Para la ocasión, se alzan magníficos altares y se engalanan fachadas y balcones.

en torno al 13 de Junio

La feria de San Antonio, patrón de la localidad, transcurre durante tres días y en estas fechas la imagen de la Virgen de Monsalud, tras haber pasado el mes de mayo en la iglesia parroquial, es trasladada a su ermita entre fuegos artificiales. En algunas calles se elevan altares con matorrales y flores del terreno.

en torno al tercer sábado de Junio

El Día de la Cereza se celebra en Alfarnate como una jornada musical y gastronómica y constituye un buen motivo para acercarse a este bello pueblo de la Alta Axarquía. Se organiza un mercado de cerezas y otros productos típicos entre los que destaca su excelente aceite de oliva de la variedad hojiblanca.

Además de cerezas, se ofrecen a los asistentes otros platos típicos de la gastronomía local: chacinas, zoque, catana, etc. También están presentes los dulces más representativos del lugar, los roscos carreros y un sabroso licor de café conocido como ‘resolí’.

en torno al 12 de Septiembre

Durante cuatro días se celebra una amplia variedad de actividades entre las que destacan las actuaciones de las pandas de verdiales y fandangos. Entre las actuaciones programadas, toma especial relevancia la denominada Embajada o Fiesta de Moros y Cristianos que surge como interpretación de la reconquista del Reino de Granada por las tropas cristianas y posterior expulsión de los moriscos. Se representa siguiendo un texto anónimo escrito en romance.

Durante este día la localidad se transforma en un pueblo medieval. En torno a medio millar de personas se engalanan con trajes de época. La fiesta, que se inicia a las 12:00h., tiene su acto central sobre a las 18:00h., momento del nudo y desenlace de la historia.

Además, se celebra un mercado de productos artesanos. Este gran zoco nació con la idea de recordar los antiguos mercados de época, donde se pueden adquirir productos típicos de la localidad así como otros productos artesanos y ecológicos.

 

21 de Diciembre

Todos los bares alfarnateños conforman la ruta de la tapa que tiene lugar el domingo anterior a la Navidad. Los establecimientos que participan ofrecen al medio día a los visitantes y clientes tapas y bebidas a un buen precio.

Es recomendable hacerse con un plano de ruta que los establecimientos irán sellando una vez realizada la consumición. El Ayuntamiento, en atención a la participación, invita al postre con dulces típicos del lugar. Los participantes tienen la oportunidad de votar a la mejor tapa.

Patrimonio Histórico – Artístico

Las primeras referencias a la localidad datan del siglo X, mencionándose “Los Alfarnates”, vocablo de origen islámico “al-farnat” que significa molino. Estaba habitado por una población dispersa, de la que se han encontrado restos en el Cerro del Castillejo. En época moderna se levantará la Casa Consistorial, la parroquia y la ermita de la patrona de la localidad, separándose de Alfarnatejo en el siglo XVIII. Su patrimonio incluye también un interesante conjunto arquitectónico racionalista, compuesto por el colegio y las casas de maestros, construido en 1968.

Existen varios lugares en los que podemos encontrar restos de los primeros asentamientos humanos en Alfarnate como son: las terrazas de los arroyos Palancar y Morales, con materiales musterienses; el Puerto de los Alazores, donde se han hallado restos de lo que fue un taller neolítico y en el Cerro del Castillejo con rastros de muros y fragmentos de cerámica islámica.

Ayuntamiento de Alfarnate,

El actual edificio del Ayuntamiento es una obra de finales del siglo XVI reformado en el siglo XVIII. En su momento albergó además de la Casa Consistorial, el Pósito, o almacén de grano, y la cárcel.

Se trata de una edificación compuesta por un cuerpo rectangular de dos plantas y cubierta a dos aguas y otro cuerpo menor situado en uno de sus laterales.

En la planta baja hay dos naves longitudinales paralelas a la fachada, cubiertas con bóvedas de arista y divididas por un muro central donde se abren vanos de comunicación con arcos de descarga.

En la primera planta encontramos un muro central, continuación del que dividía las dos naves con arcos de medio punto cegados; en el cuerpo menor se repite este esquema pero con los vanos diáfanos.

La fachada principal se organiza en la planta baja con tres arcos de medio punto de ladrillo, comunicando directamente con la primera nave y el espacio de la escalera. En el piso superior se repite el esquema de tres arcos de medio punto, pero de menor tamaño, y abiertos a un balcón corrido. En definitiva podemos hablar de una obra de influencia castellana, y tradición mudéjar en su fábrica.

El Ayuntamiento se constituía así en el lugar representativo del poder local, en las distintas manifestaciones civiles y religiosas de la población, entre ellas la lidia de los toros, que se celebraba en la plaza, en la feria de septiembre. Estas actividades festivas son citadas a mediados del siglo XIX por Pascual Madoz, en su Diccionario Geográco y Estadístico de España…

En los años 80 del pasado siglo se restauró el edificio, eliminando el enjalbegado de cal de la fachada, y resaltando en ladrillo visto los marcos de los vanos y la esquina del edificio.

Venta de Alfarnate.

Se encuentra a escasos dos kilómetros del núcleo urbano, en el Camino Real a Granada. Fue construida a finales del siglo XVII, como lugar de reposo y cambio de caballerías de los viajeros que iban desde la costa hacia el interior y actualmente sigue en uso.

Entre los personajes que se alojaron en esta posada se cuentan el rey Alfonso XIII, José María “El Tempranillo” y Luis Candelas quien cuando era trasladado a Málaga para ser juzgado, fue alojado en un calabozo que aún hoy se conserva..

Iglesia parroquial de Santa Ana.

Aparece citada como parroquia en 1555, siendo obispo de la diócesis D. Bernardo Manrique, y de ella dependerá, hasta 1815, la iglesia de Zafarraya. En 1870 el templo, que presentaba un estado ruinoso, fue clausurado y su culto trasladado a la ermita, siendo reinaugurado, tras su restauración, el 27 de no- viembre de 1883.

Tiene tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares que sostienen armaduras de madera. La correspondiente a la nave central es de par y nudillo con tirantes y sin lazo, y va corrida de la cabecera a los pies incluyendo al presbiterio. Las armaduras de las naves laterales son de colgadizo. Todas fueron restauradas en los años 40 del pasado siglo.

A los pies del templo encontramos en el lado de la Epístola, la capilla bautismal, cubierta con bóveda de crucería, y en la nave central se sitúa, elevado, el coro. En cuanto a su patrimonio mueble son de reseñar las imágenes de Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores, obras neobarrocas del escultor granadino Balbirio Rodríguez, que reproducen la estética granadina de posguerra.

En el exterior destaca la torre. Es una construcción de grandes dimensiones y planta cuadrada de tres cuerpos con machón central de ladrillo y cuerpo de campanas de seis vanos, cubierta con chapitel cerámico piramidal. Las campanas actuales son de 1950.

Estilísticamente el edificio, construido a mediados del siglo XVI, muestra algunos rasgos clasicistas, como son que no exista separación entre el presbiterio y la nave, o el uso del arco de medio punto en lugar del apuntado, aunque mantiene elementos de la tradición mudéjar, especialmente perceptibles en las armaduras y la morfología de su torre.

Ermita de Nuestra Señora de Monsalud.

Ubicada en la parte alta de la población, conocida como El Barrio, su fábrica original corresponde al siglo XVI. Las naves están separadas por pilares sobre los que apoyan arcos de medio punto. Al fondo de la nave principal destaca el camarín hexagonal de Nuestra Señora de Monsalud, patrona de la localidad. El exterior del templo está precedido de un gran atrio compuesto por tres arcos de medio punto que descansan sobre pilares cuadrangulares. La Ermita fue restaurada en 1996.

Calvario del Santo Cristo.

Aunque las estaciones del antiguo Vía Crucis se han perdido, su práctica se sigue celebrando el Viernes Santo por el mismo re- corrido. Las estaciones culminan en un montículo, el Cerro del Santo Cristo, lugar desde donde se divisa todo el pueblo y en el que se conserva un sencillo calvario compuesto por un grueso muro de mampostería de paredes encaladas, que contiene en el centro una pequeña hornacina con la imagen de un crucificado y en la parte superior se remata por las tres cruces.