La UTE Almedina coloca una valla en la puerta de acceso principal y notifica al Ayuntamiento que no seguirá gestionando el recinto tras una década de pérdidas acumuladas.

 

Ya se había comunicado por escrito el pasado 10 de octubre y a pesar de la advertencia realizada por el pleno municipal de que desistiera de sus intenciones, la empresa concesionaria del aparcamiento público La Almedina, la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Edificaciones Castelló S. A. y Fomento y Desarrollo de Concesiones y Servicios S. L. abandonó el pasado 31 de diciembre la gestión del recinto de estacionamientos de Torrox, tras una década, al acumular unas pérdidas de más de 33 millones de euros, según denuncian las firmas.

De esta forma, desde la jornada del pasado miércoles, día de Año Nuevo, el ‘parking’ no cuenta con los dos trabajadores que lo vigilaban. Aunque el portón de entrada no ha sido cerrado por el momento, en el carril de acceso se ha colocado una valla de hierro, y se ha dejado únicamente abierto el de salida, para permitir que los abonados que aún tenían sus coches dentro del recinto pudieran sacarlos.

No obstante, fuentes municipales criticaron ayer a SUR esta decisión de la UTE, ya que se podría producir un efecto de «ocupación indebida del aparcamiento», que cuenta con 385 plazas. En su ejecución la UTE invirtió cerca de ocho millones de euros, en una concesión que se firmó en 2006, por un periodo inicial de 20 años, aunque se prorrogó en 2014 hasta los 40 años, para compensar precisamente las pérdidas acumuladas.

Sin embargo, la firma ha decidido arrojar la toalla, después de que, hasta el momento, no haya conseguido que los tribunales le dieran la razón en su cruzada contra el Ayuntamiento, al que reclamaba una indemnización millonaria. Sin embargo, tanto el Contencioso-Administrativo como el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), desestimaron en sendas sentencias sus pretensiones económicas.

La firma se querelló además contra el alcalde, Óscar Medina (PP), por un presunto delito de prevaricación, al entender que el Consistorio no controla lo suficiente los aparcamientos exteriores, lo que supone una competencia desleal para ellos.

La UTE registró ayer en el Consistorio un escrito, al que ha tenido acceso este periódico, en el que comunica que con fecha de 31 de diciembre de 2019 «queda resuelto el contrato de concesión de obra pública del parking La Almedina». El Ayuntamiento no ha comparecido al otorgamiento del acta de recepción, de conformidad con la cláusula 43 del pliego. La entidad ha intentado presentar el escrito junto con las llaves. El Ayuntamiento se ha negado a la recepción. Las llaves quedan a disposición en el domicilio social de la entidad, recoge el documento de la UTE.

Por su parte, el regidor torroxeño lamentó la situación generada por la empresa y recordó que los servicios jurídicos del Consistorio ya argumentaron que no se podía producir un abandono unilateral de la concesión. «Estamos estudiando la situación para determinar qué pasos vamos a dar», dijo.

La empresa concesionaria pretendió en los últimos años vender el aparcamiento al Ayuntamiento por cinco millones, una cantidad que el gobierno del PP, con mayoría absoluta, considera, por ahora, excesiva. El Consistorio abona desde 2009 un alquiler de unos 100.000 euros anuales por el uso de parte de los locales situados en el interior del ‘parking’.

Según informa Eugenio Cabezas del Diario Sur.