A medida que envejecemos nuestros sistema cognitivo se va deteriorando. Una reputada psicóloga te cuenta la clave para mantenerlo en forma.

 

Un día no sabes donde pusiste las llaves del coche, otro no recuerdas a qué ibas a la habitación o te has dejado el grifo abierto cuando te has lavado las manos. Necesitas multiplicar algo y, de repente, no puedes hacer una cuenta fácil. Estos pequeños lapsus son normales, no te preocupes, pero se pueden remediar. Al llegar a determinada edad la memoria va fallando, es un hecho. ¿Quieres saber cómo activarla?

La ciencia sugiere que lo que es bueno para tu cuerpo también lo es para tu mente: el ejercicio, una dieta equilibrada y mantener un peso saludable parecen ser lo mejor para el cerebro porque incluso pueden reducir la acumulación de proteínas relacionadas con la enfermedad de Alzheimer. Si tienes más de 50 años, quizás quieras seguir los consejos de la psicóloga Lisa Feldman Barret, profesora en la Northeastern University de Boston, que ha dado a ‘The New York Times’.

«Desafíate a ti mismo, aprende cosas nuevas de manera regular, pero no solo lo hagas de manera casual. Estudia cualquier tema nuevo que tenga dificultad hasta que te sientas cansado, bloqueado y frustrado. Este nivel de esfuerzo se asocia con aumentos en la facilidad de comunicación dentro del cerebro y, como resultado, las habilidades cognitivas mejoran», explica.

¿En qué se basa?

Su consejo procede de un estudio de «superagentes», individuos de 65 años o más, cuyas habilidades cognitivas son tan agudas como las de jóvenes de 25 años. Barrett cree que lo que les distingue es su capacidad para usar los sentimientos desagradables que experimentan cuando se desafían a sí mismos como una señal para seguir adelante, en lugar de hacerlo como una advertencia para detenerse y descansar.


Sentirse satisfecho con tu vida y experimentar pocas emociones negativas se asocia a una mejor salud y una mayor longevidad.


Es muy importante pararse y pensar lo importante que es esta afirmación porque si la única forma de mantener una habilidades cognitivas afiladas es exponernos regularmente al dolor y la frustración, no parece que sea la definición ideal que esperamos de la vejez. El mismo argumento se ha presentado con respecto al envejecimiento físico. No hace mucho tiempo, muchos abogaron por HIIT, ejercitando a tu máxima capacidad, intercalando tu esfuerzo con cortos períodos de descanso, como una forma de mejorar la función cardiovascular y perder peso.

«No es la forma más adecuada . Tanta intensidad desmotiva e incluso puede ser peligrosa para algunos», aseguran David Swain y Barry Franklin de la Universidad de Old Dominion en Virginia. De hecho, hay investigaciones que están emergiendo y que sugieren que hacer ejercicio moderado puede ser igual de eficaz y más agradable.

¿Entonces?

Otras investigaciones como la de Ed Diener y Micaela Chan de la Universidad de Illinois demuestran que el bienestar subjetivo (sentirse satisfecho con tu vida y experimentar pocas o ninguna emoción negativa) se asocia a una mejor salud y una mayor longevidad. Ponerse a trabajar la frustración y el agotamiento tiene poco de atractivo.

Por otro lado, encontrar una actividad que te guste tanto que ni siquiera te des cuenta de que te estás esforzando parece una forma mucho más llevadera y mejor de mantener tu cerebro y tu memoria más activa a medida que pasan los años.