Los detenidos están acusados de ser los autores de 18 robos cometidos en viviendas de zonas rurales de las localidades de Nerja, Torrox y Frigiliana. Los detenidos solían desplazarse en transporte público para cometer los robos, esperando siempre a que llegara la noche para entrar por la fuerza en viviendas en las que no se encontraban sus moradores.

 

En el marco de las actuaciones que se llevan a cabo en la provincia de Málaga contra el robo en viviendas, en la denominada Operación “Cortijeros”, agentes pertenecientes al Área de investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil Nerja han procedido a la detención de cuatro personas de origen rumano, como autores de 18 robos con fuerza cometidos en viviendas localizadas en zonas rurales de los municipios de Nerja, Torrox y Frigiliana.

La investigación se inició tras tener conocimiento los agentes de varias denuncias por robos en casas rurales de la zona. Tras las gestiones, fueron localizados y detenidos dos individuos con numerosos antecedentes contra el patrimonio, los cuales habían robado en 6 viviendas ubicadas en el entorno rural de los términos municipales de Nerja y Frigiliana.

Los autores de los hechos se desplazaban en trasporte público hasta las citadas localidades, y posteriormente a pie hasta una vivienda en estado ruinoso, donde esperaban la oscuridad de la noche para poder acercarse hasta las viviendas en las que cometían los robos, donde accedían a las mismas fracturando puertas y ventanas, sustrayendo electrodomésticos de fácil transporte y efectos de primera necesidad como comida y utensilios de aseo.

El pasado mes de octubre, como resultado de un dispositivo de seguimiento y vigilancia, fueron localizados y detenidos  otros dos individuos tras la comisión de varios robos en la zona.

Los detenidos se desplazaban en trasporte público para posteriormente caminar a pie hasta la zona donde decidían cometer los robos, aprovechando la noche para no ser vistos y poder desplazarse hasta las viviendas elegidas para cometer los robos, arrancando las rejas de la pared de puertas y ventanas en la mayoría de los casos para acceder a las viviendas y robar cualquier objeto de valor de las mismas, llegando a entrar en una de las viviendas hasta en tres ocasiones.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial  que decretó  prisión provisional para  dos de ellos.