El 24 de junio se cumplió un año desde que la Plataforma Ciudadana por Benajarafe y Chilches convocara la primera marcha en protesta por la paralización del proyecto de la Senda Litoral entre ambas localidades.

 

Desde entonces, hemos llevado a cabo más acciones reivindicativas, campañas en prensa, asistencia a foros, tertulias y reuniones con técnicos y políticos de varias administraciones, todo con el fin de visibilizar el abandono histórico en que nuestro consistorio mantiene a la zona occidental de municipio.

Con varios años de retraso, y a pesar de que desde principios de 2018 el ayuntamiento disponía ya de la inversión de Diputación para el primer tramo de nuestra senda litoral, no fue hasta agosto de 2018 que se licitó la adjudicación de las obras. A mediados de enero de 2019 se firmó la adjudicación. En la nota de prensa emitida entonces por el ayuntamiento se ponía en boca del alcalde la siguiente frase: «la voluntad política siempre ha sido la de sacar adelante este proyecto con la mayor agilidad posible en beneficio de nuestros vecinos».

Un mes más tarde, el alcalde se hacía la foto en el emplazamiento del primer tramo de la senda, delante de uno de los polémicos carteles ‘Cumplimos’ (retirado posteriormente por la junta electoral), para anunciar el inicio de las obras. El plazo de ejecución, para los 470 metros de longitud del trayecto, según el pliego publicado por el ayuntamiento, era de 49 días. Casi cinco meses después, la obra está inacabada.

En cuanto a la situación de los tres tramos restantes entre Benajarafe y Chilches, hace meses, muchos, que obtenemos la misma respuesta del ayuntamiento: en cuestión de días tendremos todas las autorizaciones necesarias. Ante este panorama de paralización, dejadez y desinformación, representantes de la Plataforma acudimos el pasado doce de junio a la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía para informarnos sobre el estado de tramitación de los tres tramos y sobre la situación de las obras del primero.

El único funcionario responsable de gestionar los expedientes de la Senda Litoral está de baja, por lo que las tramitaciones están prácticamente paralizadas. Aún así, rescatan los expedientes para responder a nuestras preguntas. Los tramos dos y cuatro están tan sólo a falta de un informe favorable del área de urbanismo de la Junta de Andalucía.

Uno de ellos, además, tiene pendiente de pago una tasa de tramitación de 64,92 euros, la cual ha sido requerida al ayuntamiento de Vélez-Málaga hasta en dos ocasiones, en agosto de 2018 y en febrero de 2019, sin obtener respuesta. Nos ofrecemos a pagarla, pero no nos lo permiten. En cuanto al tramo tres, malas noticias, desde septiembre de 2018 está pendiente de informar a Costas de una pequeña modificación en el proyecto.

Sobre la obra del primer tramo, nos aseguran que están en contacto con la empresa concesionaria, que los retrasos han sido debidos a problemas con la empresa que gestiona el varadero colindante, pero que en breve van a comenzar a plantar la vegetación y que tienen intención de finalizar las obras antes de que se inicie la temporada de verano. Con los expedientes ya desempolvados, y ante nuestra insistencia, nos aseguran que, pese a la falta de personal, van a tratar de retomar las gestiones pendientes.

Desde aquella reunión, ya con el verano inaugurado, no se aprecian avances en las obras del primer tramo, no se ha realizado plantación alguna y hay zonas en las que no se ha ejecutado todavía ninguna actuación, la finalización está lejos de ser inminente.

Los que vivimos en la zona, que amamos nuestro litoral, nunca olvidamos el móvil al pasear por él, porque en cualquier momento el paisaje sorprende y no se puede perder la ocasión de inmortalizarlo. Ocurre en un instante, al atardecer el sol pinta de un naranja imposible las nubes, cuando traen lluvia en ocasiones tornan moradas, unas veces la torre se abre paso entre ellas, otras son las palmeras en pugna con el poniente.

O esas mañanas de mar quieto, como un espejo de luz que de repente lanza destellos de purpurina cuando un banco de diminutos peces roza la superficie, como juegos de una sirenita traviesa. O los días de temporal, cuando cientos de gaviotas toman la playa, buscando abrigo, y te miran de lado, desconfiadas, mientras pasas cerca, murmuran, se remueven inquietas, y cuando ya las dejas atrás, aún escuchas rumores de desaprobación y no puedes evitar una sonrisa.

Confiábamos que en nuestro alcalde, sr. Moreno Ferrer y nuestro concejal delegado de turismo y playas, sr. Perez Atencia pondrían todo su empeño para contar con un recurso turístico como la Senda Litoral, que pone en valor el medio ambiente costero, una infraestructura deportiva única, máxime cuando discurre por un entorno mágico como el nuestro… pero no ha sido así. Ahora disponen de cuatro años más para demostrar que han escuchado a estos vecinos para quienes el vaso está ya colmado y llevan un año reclamando inversiones que los equiparen en servicios y equipamientos con el resto de municipio.