Sus objetivos eran, principalmente, chalés y casas situadas en zonas de poco tránsito de personas y vehículos. Cada uno de los componentes desempeñaba un papel concreto dentro de la trama, así, mientras dos de ellos eran los autores materiales de los robos, el tercero se encargaba de vigilar y proporcionar la salida a los primeros.

 

  • El operativo, que se ha llevado a cabo con la práctica de un registro domiciliario en el que se han intervenido, entre otros efectos, armas de fuego y joyas procedentes de los asaltos investigados.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos integrantes de una red criminal como presuntos responsables de delitos de robo con fuerza en viviendas, pertenencia a grupo criminal y tenencia ilícita de armas. Hasta el momento, se les atribuyen cinco robos en Málaga y uno más en Fuengirola.

La red estaba asentada en la zona norte de la capital malagueña, desde allí se desplazaban en vehículo a otras partes de la capital y de su provincia para llevar a cabo los asaltos. Sus objetivos eran, principalmente, chalés y casas ubicadas en zonas de escaso tránsito.

Cada uno de los componentes desempeñaba un papel determinado dentro de la trama, así mientras dos eran los responsables de entrar en las casas y robar, el tercero era el encargado de la vigilancia perimetral y de proporcionar a los primeros una rápida salida.

Origen de la investigación

La investigación se inició meses atrás cuando los agentes detectaron que en la zona de Campillos estaba actuando una red criminal dedicada a cometer robos con fuerza en viviendas, principalmente situadas en zonas de poco tránsito. Tras varias pesquisas, los investigadores averiguaron que la trama estaba compuesta por tres jóvenes de nacionalidad española.

Una vez identificados, los agentes comprobaron que la red, asentada en la zona norte, se desplazaba a otros lugares tanto de Málaga como de su provincia, concretamente de Fuengirola, para llevar a cabo sus ilícitos. Y que estaba detrás de seis robos con fuerza –cinco en viviendas en Málaga y una en   Fuengirola-.

Modus operandi

Consistía en localizar casas cuyos moradores se encontraran ausentes. Una vez controlada la vivienda, forzaban la cerradura de la puerta de entrada. Una vez dentro sustraían todo tipo de objetos, principalmente dinero y joyas. Seguidamente huían del lugar con el botín. Igualmente, comprobaron que los asaltos eran realizados por dos de los integrantes, mientras que el tercero vigilaba las zonas y protegía las huidas. Y que actuaban durante las horas de la tarde.

A partir de las informaciones obtenidas, los investigadores llevaron a cabo un dispositivo que culminó con la detención de un hombre de 24 años y una mujer de 19, ambos de nacionalidad española, por su presunta implicación en los delitos de robo con fuerza, pertenencia a grupo criminal y tenencia ilícita de armas.  En el registro en el domicilio del principal investigado en Málaga, se intervinieron, además del vehículo utilizado para la comisión de los robos, una escopeta, una carabina, una mira telescópica, varias armas blancas y diversas joyas, entre otros objetos.