Los arrestados, un hombre y una mujer de 31 y 33 años, ambos de nacionalidad rumana, habrían realizado una sucesión de operaciones fraudulentas mediante transferencias y pagos  por más de 30.000 euros. Ambos investigados también han sido imputados como presuntos responsables de un delito de usurpación de identidad.

 

  • Han sido recuperados 3.050 euros en efectivo, productos de cosmética y perfumería y una tarjeta bancaria.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Marbella (Málaga) a un hombre y una mujer de 31 y 33, ambos de nacionalidad rumana como presuntos  responsables de los delitos de estafa y usurpación de identidad. Los investigados pertenecen a uno de los eslabones de una red dedicada a estafar mediante la técnica de “phishing” y concretamente habrían participado abriendo una cuenta “on line” a nombre de una tercera persona -víctima- donde habrían recibido transferencias por un importe de 60.000 euros aproximadamente.

La actuación policial tuvo lugar en un comercio de Marbella cuando el responsable de una tienda solicitó la presencia policial al encontrar deficiencias en una tarjeta bancaria de pago que le había dado una clienta para abonar una compra. A su llegada y tras comprobar los agentes que la titular de la tarjeta no se correspondía con la persona que la presentaba procedieron a su detención por su presunta implicación en un delito de usurpación de identidad y estafa.

Cuando los investigadores se pusieron en contacto con la víctima ésta manifestó que desconocía ser titular de la cuenta y de la tarjeta. Las pesquisas practicadas a partir de es momento pudieron determinar que la cuenta fue abierta de forma “on line” por la investigada y su marido con datos de una persona ajena a la trama . Además, la tarjeta fue utilizada por ambos entre los días 14 y 25 de  noviembre para retirar dinero del cajero y efectuar compras en distintos establecimientos por un importe de más de 30.000 euros. Una vez identificado plenamente el marido de la investigada fue detenido como presunto autor de un delito de estafa y usurpación de identidad.

Ambos investigados formarían parte de una red dedicada a estafar mediante “phishing”. En esta ocasión, los arrestados habían participado en los hechos abriendo una cuenta bancaria donde otras víctimas -inducidas a error por una tercera persona- hicieron ingresos por un total de 60.000 euros. Los agentes han recuperado 3.050 euros en efectivo, productos de cosmética y perfumería y la tarjeta bancaria utilizada por los investigados.

Esta técnica denominada “phishing”, conocida como suplantación de identidad, es un término que denomina un modelo de abuso informático que se comete mediante el uso de un tipo de ingeniería social, caracterizado por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta (como puede ser una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria). El cibercriminal, conocido como phisher, se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicado oficial electrónico, por lo común un correo electrónico, o algún sistema de mensajería instantánea o incluso utilizando llamadas telefónicas.