Al arrestado -miembro de una organización asentada en la provincia de Málaga- se le atribuyen los delitos de robo con fuerza, tráfico ilícito de vehículos, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. Los vehículos -de gran cilindrada- eran vendidos a narcotraficante de la provincia de Cádiz para alijar drogas.

 

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de una operación contra el tráfico ilícito de vehículos desarrollada en la provincia de Málaga, han detenido a un miembro de una organización criminal asentada en la provincia de Málaga, se trata de un hombre nacido hace 45 años en Obnova (Bulgaria).

El pasado día 29 de octubre, era localizado y detenido en un bar de Marbella como presunto responsable de los delitos de robo con fuerza, falsedad documental, tráfico ilícito de vehículos y pertenencia a organización criminal. En la operación, además, se han recuperado cuatro coches de gama alta sustraídos, respectivamente, en Suiza, en Martos (Jaén) y en las localidades malagueñas de Torrox y Fuengirola. Al arrestado se le relaciona con el robo de los vehículos.

Según las pesquisas, cada componente de la trama desempeñaba un papel específico dentro de la organización. Unos se encargaban de localizar los vehículos, otros eran los responsables de sustraerlos y guardarlos en un sitio seguro -llamado en el argot policía dejar “enfriar”- y por último, los pasadores, designados para recoger los coches sustraídos y llevarlos hasta la provincia de Cádiz donde finalmente sería vendidos a narcotraficantes de la zona.

Inicio y desarrollo de la investigación

La investigación comenzó en enero de este año. Agentes especializados en este tipo de investigaciones, localizaron en el aparcamiento exterior privado de una urbanización en Mijas un vehículo SUV de alta gama con las placas de matrículas dobladas. La comprobación de los elementos identificativos del coche dio como resultado que estaba denunciado por robo en Martos. El vehículo había sido aparcado allí por tres individuos que, acto seguido, abandonaron el lugar.

La trama enfriaba los coches antes de venderlos

Las primeras indagaciones desvelaron que detrás de este robo se encontraba una organización criminal especializada en el robo de coches de gama alta para su posterior venta a narcotraficantes de la provincia gaditana. La red, en este caso, utilizó un parking exterior privado como lugar seguro para “enfriar” el coche robado.

Se estableció entonces un dispositivo con el objetivo de identificar y localizar a las personas que componían la trama criminal. Días más tarde, el equipo investigador localizó el vehículo estacionado en los aparcamientos interiores de un edificio en Algeciras. Junto a este se hallaba otro coche idéntico en sus características, tras las comprobaciones oportunas se pudo constatar que las placas que portaba eran dobladas y que figuraba como robado en la localidad de Torrox en agosto del 2018. Ambos fueron intervenidos.

Paralelamente, el pasado día 10 de octubre, en la comisaría de Fuengirola, se denunció la sustracción de un vehículo con sus placas de matrícula. El robo había tenido lugar durante la noche en Marbella. Las pesquisas condujeron a los investigadores al sospechoso –ahora detenido- que supuestamente también había participado en el robo del primer robo origen de la investigación.

Días más tarde, el 29 de octubre, era localizado en un bar de Marbella procediendo, en ese momento a su detención por su presunta implicación los hechos investigados. A raíz de esta detención, los agentes recuperaban otro vehículo que el arrestado había dejado aparcado en las inmediaciones del lugar de su arresto. Este vehículo portaba unas placas de matrícula que resultaron ser dobladas y además figuraba como  robado el día 06 de agosto.

Según la investigación, el arrestado trabajaba para varias organizaciones y grupos criminales de forma permanente y estable en el tiempo, bien en solitario o junto con otras personas de diferentes organizaciones y con la función, perfectamente definida, como autor material de los robos.