Limpieza, mantenimiento de zonas comunes y áreas verdes concentran parte de las quejas de la ciudadanía recogidas por la formación morada durante este verano.

 

Ante las numerosas quejas que vecinos de Caleta de Vélez nos han hecho llegar a lo largo de este verano ante el abandono que dicen sentir por la falta de cuidado y mantenimiento de su pueblo, especialmente en zonas por las que en la época estival afluyen gran cantidad de personas, hemos decidido poner en conocimiento del equipo de gobierno y de la opinión pública la necesidad de afrontar una serie de trabajos de mantenimiento y mejora que redunden en la mejor calidad de vida de las vecinas y vecinos y ofrezca a quienes nos visitan una imagen digna de este importante núcleo costero.

No estamos hablando, pues, de grandes inversiones, sino de elementos de la vida cotidiana que reclaman una dedicación constante de la que actualmente carecen.

De este modo, la limpieza de los contenedores y vigilar el cumplimiento de los horarios para depositar la basura a fin de evitar los malos olores;  el repintado de los pasos de peatones de la calle Real y los aparcamientos reservados para discapacitados en la zona existente en la entrada de poniente del Puerto; el arreglo de los alcorques así como la reposición de los árboles en calle Real; o la renovación de la solería, con grandes desperfectos o inexistente, de las aceras, son algunos de los elementos que requieren de una intervención urgente.



Asimismo, hemos denunciado la dejadez en el aspecto estético de la flora ornamental que se puede observar tanto en el paseo marítimo como en la calle Las Casillas. En el primero, las plantas se desbordan de los parterres llegando a cubrir los bancos.

Asimismo, se aprecia la aparición de algún tipo de plaga que está acabando con la vegetación y da un aspecto desolador a la zona, por lo que la puesta en marcha de un control de plagas es imprescindible.

Por último, en cuanto, a la calle Las Casillas, los parterres existentes antes de la remodelación de la zona por las obras acometidas para abrir el puerto al pueblo necesitan labores de poda y embellecimiento.

Y también, en lo tocante a la zona abierta al puerto es imprescindible el desbrozado de los alcorques, la renovación de plantas, eliminando las que están secas y la revisión de las guías de los árboles sembrados, pues algunos se están inclinando.

En definitiva, lo que demandamos es que se haga un diagnóstico del estado de estos espacios públicos y que de manera participada con los vecinos se establezcan las mejoras a desarrollar en materia de mobiliario, iluminación o arbolado, entre otras, que permitan mejorar sus prestaciones, garantizando su mantenimiento regular y adecuado a lo largo de todo el año.