Desde la Asociación “Playas de Mezquitilla y Lagos” observamos con preocupación la aparición de voces a contrarias a la ubicación de la planta de reciclaje de materiales procedentes de la construcción y demolición (RCD) del Proyecto Brick Beach. Estas voces que se manifiestan en contra de la ubicación de la planta  en Taramillas, aseveran que el tratamiento de estos materiales ocasionará molestias  tales como aumento del polvo en suspensión y los ruidos.

 

Tenemos que manifestarnos en contra de estas aseveraciones y queremos recordar que la citada planta, al igual que otros proyectos de similar envergadura, debe ser aprobada por una autorización ambiental unificada (AAU) que evalúa desde un punto de vista técnico los potenciales impactos en el ecosistema y la salud humana, teniendo en cuenta la ubicación propuesta y por tanto pedimos a lo menos cautela para posicionarse a la espera del citado documento.

La asociación ha estudiado en detalle la ubicación propuesta y queremos hacer las siguientes valoraciones.

Consideramos que la actual ubicación de la planta de RCD en la finca de Taramillas es la correcta puesto que:

1_ La proximidad de vías de circulación como la autovía permite diseñar rutas de transporte de estos materiales que eviten pasar por núcleos urbanos. En los estudios sobre estas plantas llevados a cabo hasta la fecha se considera que los mayores impactos medioambientales se producen durante el transporte de estos materiales y por tanto recomiendan limitar el transporte al mínimo.

2- La proximidad de la depuradora permite usar lodos residuales tóxicos para las primeras limpiezas de los materiales reduciendo al mínimo el gasto de agua limpia y reutilizando una vez más el recurso agua antes de ser depurado. Asimismo la proximidad de la planta de RSU (residuos sólidos urbanos) permite reducir al mínimo el viaje de los materiales reciclables separados de los escombros y una vez más minimiza los impactos medioambientales derivados del transporte. Está idea de tener el circuito de reciclado de los materiales y recursos próximos entre sí se sustenta en la idea de Economía circular y es la base del proyecto Brick Beach. De hecho en el plan de ordenación de Vélez Málaga, la parcela donde se va a ubicar la planta se contempla únicamente para ese uso.

3- En todos los estudios científicos realizados hasta  la fecha los impactos ambientales esperados del tratamiento de RCD son mayores que los reales una vez que la planta está funcionando. Esto significa que las medidas protectoras de los impactos ambientales están funcionando muy eficazmente y eso explica porque hay plantas de este tipo en medio de urbanizaciones o barrios con colegios,…como en Granada o en Mijas. De hecho la recomendación de situar este tipo de plantas cercanas a un núcleo densamente poblado se contempla en el protocolo Europeo para el tratamiento de residuos de construcción y demolición  que es el documento de referencia en este tema.

Nuria Blanco Moure, Doctora en Biología y Secretaria de la Asociación Playas de Mezquitilla de Vélez y Lagos.