Los agentes accedieron a su domicilio y le localizaron en el suelo del salón tumbado, en estado de semiinconsciencia, sin poder moverse, con heridas en cabeza y extremidades, fruto todo hace indicar de una caída accidental.

 

Agentes de la Policía Nacional han socorrido la madrugada del día 3 de enero en un piso en Fuengirola (Málaga) a un septuagenario de origen británico a partir de una notificación de Interpol Manchester. Fueron unos familiares de la persona auxiliada quienes alertaron a la Policía de que no podían contactar con la misma en los últimos días. La notificación instaba a indagar acerca del estado de salud de este ciudadano inglés.

Pese a ser una hora intempestiva -03:00 horas-, los agentes se dirigieron al inmueble, tocaron a la puerta e incluso, al no recibir respuesta, hicieron una rápida consulta entre vecinos y hospitales de la provincia para dar con su paradero. En el transcurso de estas gestiones oyeron una voz muy tenue procedente del interior de la vivienda -apenas entendible-.

Finalmente con el apoyo de Bomberos para franquear la puerta, la dotación policial accedió a la vivienda y localizó a su morador tumbado en suelo del salón, en estado de semiinconsciencia, sin poder moverse, con heridas en cabeza y extremidades, fruto todo hace indicar de una caída accidental.

Tras avisar a una ambulancia, que trasladó a un hospital al septuagenario, este agradeció a sus “compañeros” policías la ayuda prestada, pues, según expuso, el también había sido policía en Reino Unido.